¿Qué hacer si te ataca el conocido SÍNDROME del NIDO?

El síndrome del nido - masquemadre

El síndrome del nido es el deseo repentino de organizar y limpiar toda la casa que afecta a casi todas las embarazadas durante el tercer trimestre de gestación.

La inminente llegada del nuevo miembro de la familia supone a la nueva mamá la necesidad de tenerlo todo a punto. También es conocido como instinto de anidamiento. Es un periodo de hiperactividad sobre todo en madres primerizas, que si no se controla puede llevar a un nivel de estrés y agobio nada recomendable en el embarazo.

El síndrome del nido - masquemadre

 

¿Cómo se si estoy pasando el Síndrome del Nido?

El síndrome del nido suele darse al final del segundo trimestre y durante el tercer trimestre de embarazo. En este momento el tamaño de la barriga ya es considerable y la embarazada necesita cuidarse mucho y estar descansada.

 

 

  • Crear mentalmente una lista de interminables tareas, desde limpiar lámparas hasta comprar la hamaca del bebé.
  • Tener insomnio ocasional pensando en tareas pendientes o en nuevas ideas.
  • Organizar la habitación del bebé y todas sus cosas con mucho tiempo de antelación y en varias ocasiones.
  • Limpiar a fondo prácticamente todas las habitaciones y muebles de la casa.
  • Querer terminar pequeños o grandes arreglos pendientes. Desde pintar una habitación a cambiar un enchufe.

 

El síndrome del nido - masquemadre

Consejos para afrontar el Síndrome del Nido

Lo recomendable sobretodo si estás trabajando es esperar a tener la baja por maternidad para meterse de lleno en el proceso de la limpieza y reorganización del hogar. Aquí te dejamos unos trucos básicos para que no se haga cuesta arriba.

 

  • Haz una lista real del tiempo que tienes y las tareas que te gustaría realizar. No te obsesiones.
  • Prioriza. Cosas como la maleta del hospital son más urgentes que pintar el pasillo.
  • Pide ayuda a tu pareja, tu familia y tus amigos ¡y que no te de vergüenza!
  • No olvides cuidarte. No cojas peso en exceso y ten precaución con los productos de limpieza tóxicos.
  • Dosifica tu energía. Intercambia actividades más relajadas como doblar ropa con otras más activas como pintar.
  • Y por último y más importante ¡Disfruta del síndrome del nido! Estos días pasarán volando y son unas sensaciones únicas.

 

¿Has tenido síndrome del nido? ¿Cómo lo has vivido? ¡Explica tu experiencia a otras mamás!

 

 

¡Comparte!

Deja un comentario